Influencia de la fiscalidad en la viabilidad de un proyecto

En un plan de viabilidad se suelen describir el objeto de actividad, los requisitos legales, el macroentorno, el microentorno, DAFOs, CAMEs, operaciones y procesos, la organización de los Recursos Humanos, el plan de marketing y el análisis económico-financiero. Veamos algunos ejemplos de cómo la tributación es clave.

  1. El tipo, la deducibilidad o la no sujeción del IVA de las diversas operaciones del proyecto son fundamentales ya que influyen en la corriente de flujos de caja que se requieren calcular para evaluar el VAN y el TIR. Así hay que saber el importe mensual o trimestralmente hay que pagar o no en su caso el IVA y tenerlo en cuenta en ese flujo.
  2. Por el mismo motivo debe quedar claro el tipo de retención aplicado en las nóminas de los trabajadores que se piensan contratar, los profesionales (aun sin trabajadores hay que pagar las facturas del Registro Mercantil por Legalización de Libros y Depósito de Cuentas Anuales cada año), los alquileres (normalmente se requiere contar con locales ajenos a la propiedad de la sociedad) y los prestamos entre socios. Igualmente se debe tomar en cuenta el importe de todas estas retenciones para su pago mensual o trimestralmente mediante los modelos 111, 115 y 123 en su caso e incluirlo en los flujos de caja.
  3. En ese sentido también influye si los administradores y/o socios deben emitir factura o cobrar una nómina, por lo que también juega un papel clave la fiscalidad de estos y por tanto se generaría un estudio de la viabilidad de la remuneración de estos de forma indirecta, más en concreto en su IRPF.
  4. Tanto los tipos de IVA como de retenciones puede cambiar en los ejercicios estudiados, por lo que habrá que tener en cuenta lo que dice la normativa para cada uno de ellos.
  5. Se debe tomar en cuenta el tipo de amortización el cual si la sociedad lleva el Régimen de Pymes del Impuesto sobre Sociedades, lo más presumible que coincida la amortización contable y la fiscal. Estos gastos no pueden tomarse en los flujos de caja ni en el umbral de rentabilidad pero si en las Cuentas Anuales de los ejercicios estudiados así como los distintos ratios que plasman en los informes.
  6. A la hora de explicar las actividades del proyecto, se debe mostrar los epígrafes del IAE y CNAE, los cuales también servirán para presentar los modelos censales y del Impuesto de Sociedades.
  7. Conviene estudiar los impuestos municipales según las localidades donde se establezca el proyecto. Así encontramos que si se trabaja en locales alquilados hay que saber el IBI que repercutirá el arrendador o los costes por el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica. Por otra parte también hay que mirar las tasas.
  8. De los Impuestos Cedidos a Comunidades Autónomas, en principio puede que el más influyente sea el ITP-AJD por la compra de terrenos a particulares, aunque tampoco descartemos la modalidad de donaciones en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (por ejemplo un socio recibe cantidad de su padre) o el Impuesto de Patrimonio (pensemos en la posibilidad para acogerse en la exención por patrimonio) los cuales pueden influir en la viabilidad particular de los socios (la empresa no paga estos dos tributos).
  9. Se debe estimar el Impuesto de Sociedades para cada uno de los ejercicios. Salga a pagar o a devolver, se debe tener en cuenta la cantidad que surja para incluirla los flujos de caja. Igualmente es un requisito necesario para mostrar las Cuentas de Pérdidas y Ganancias estimadas. Por otra parte también se requiere ver el tipo impositivo de cada ejercicio.
  10. En cada ejercicio se debe evaluar determinadas variables que afecta al ejercicio siguiente en lo que respecta las obligaciones formales. Por ejemplo se puede pasar a pagar los impuestos trimestrales en mensuales, pagar el IAE por sobrepasar el límite del millón de euros de la cifra de negocios, el tipo impositivo del Impuesto de Sociedades o sus pagos fraccionados.
  11. Otros tributos que se podrían tener en cuenta son los tributos propios de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos así si el proyecto afecta a Canarias (no paga el IVA sino el IGIC y por tanto los tipos son distintos), Ceuta y Melilla (no paga el IVA sino el impuesto de producción), y en los territorios País Vasco o Navarra que poseen normas propias en IRPF, IVA o Impuesto sobre Sociedades. Además si el socio es no residente, también debe evaluarse como afecta a su viabilidad particular por el IRNR.

Reciban un saludo,
Antonio José Ruiz.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s