La Ley 26/2014 y el Impuesto de Patrimonio

La Ley 26/2014 supone la “Reforma Fiscal” en lo que respecta al IRPF, sin embargo también modifica otros impuesto como es el de Patrimonio, ya que esta Ley en su  Disposición final cuarta,  modifica la Ley 19/1991, del Impuesto sobre el Patrimonio (en adelante LIP), añadiendo con efecto a partir del 01-01-2015  la disposición adicional cuarta, con el título  “Especialidades de la tributación de los contribuyentes no residentes que sean residentes en un Estado miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo” y con esta redacción:

<<Los contribuyentes no residentes que sean residentes en un Estado miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo tendrán derecho a la aplicación de la normativa propia aprobada por la Comunidad Autónoma donde radique el mayor valor de los bienes y derechos de que sean titulares y por los que se exija el impuesto, porque estén situados, puedan ejercitarse o hayan de cumplirse en territorio español>>

Esta modificación supone que, a partir de 2015, los no residentes pero residentes en el resto de la UE o del EEE ya no tendrán que acogerse a la normativa estatal del Impuesto y si acogiéndose a la normativa autonómica de la Comunidad Autónoma donde radique el mayor valor de los bienes y derechos de que sean titulares hubiera legislado a mínimo exento, tarifa, y deducciones y bonificaciones, siempre que hubiera legislado esa Comunidad Autónoma en estas materias.

Además de esta modificación, se va a mostrar a continuación cómo afecta a los no residentes (sean o no de la UE o del EEE) este Impuesto.

Según el artículo 5 LIP, los no residentes son sujetos pasivos del Impuesto por obligación real por los bienes y derechos de que sea titular cuando los mismos estuvieran situados en territorio español y se exigirá exclusivamente por estos mismos. Esto supone que están obligados a declarar si:
– Su base imponible resulte superior a 700.000 €.
– Cuando no dándose la circunstancia anterior, sus bienes y derechos tengan un valor bruto superior a 2.000.000 €.

También establece el 5 LIP el concepto de residencia habitual, el cual se remite a las normas del IRPF (artículo 9 de la Ley 35/2006) las cuales consideran
– Que permanezca más de 183 días, durante un año natural (365 días), en territorio español.
– Que radique en España el núcleo principal o la base de sus actividades empresariales o profesionales o de sus intereses económicos. Se presumirá, salvo prueba en contrario, que el sujeto pasivo tiene su residencia habitual en España, cuando residan habitualmente en España el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad que dependan del sujeto pasivo.

Por otra parte el 6 LIP, obliga a nombrar una persona física o jurídica con residencia en España como represente ante la Administración tributaria en relación con sus obligaciones con el impuesto, si operan por establecimiento permanente o si la cuantía y características del patrimonio del sujeto pasivo situado en territorio español lo requiera la Administración tributaria.
Este nombramiento debe estar debidamente acreditado, antes del fin del plazo de declaración del impuesto.
Si se incumple esta obligación, constituirá una infracción tributaria grave y la sanción consistirá en multa pecuniaria fija de 1.000 € y se graduará incrementando la cuantía resultante en un 100 % si se produce la comisión repetida de infracciones tributarias.
El depositario o gestor de los bienes o derechos de los no residentes deberá responder como responsable solidario del ingreso de la deuda tributaria correspondiente a este Impuesto por los bienes o derechos depositados o cuya gestión tenga encomendada. La figura del responsable solidario se recoge en el artículo 42 de la Ley 58/2003 General Tributaria.

Por ultimo cabe concluir que:
– Los no residentes pero residentes en el resto de la UE y EEE, tendrán que  analizar sus bienes y derechos y valorarlos en función de la LIP, y ver que deducciones y bonificaciones tiene derecho de acuerdo con la normativa estatal  y/o autonómica
– Las Comunidades Autónomas que tendrán averiguar que contribuyentes no residentes pero pertenecientes a la UE y EEE poseen bienes y derechos en sus territorios para poder exigir su pago en su caso.

Reciban un saludo
Antonio José Ruiz

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s