¿Qué pasará con el Impuesto de Patrimonio?

En el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2015 se prevé prorrogar la vigencia del Impuesto de Patrimonio regulado por la Ley 19/1991 (en adelante LIP) principalmente. Este impuesto de gestión compartida con las Comunidades Autónomas, ya fue entre 2008 y 2010 suprimido mediante una bonificación al 100 % y restablecido por el RDL 13/2.011 para estar vigente en los ejercicios 2011 y 2012 y ha sido prorrogado hasta ahora por las Leyes de Presupuesto de 2013 y 2014.

Se trata de un tributo en donde lo tienen que declarar mediante el modelo 714 sí:
* La base liquidable (patrimonio neto o patrimonio bruto menos partidas exentas), resulte superior a 700.000 € salvo que la CCAA competente hubiera regulado otro mínimo exento. Aquí hay obligación de pagar. Ver 28 LIP.
* El valor de sus bienes o derechos (patrimonio bruto), resulte superior a 2 millones de euros. Aquí hay obligación a declarar, independientemente de pagar o no. Ver 37 LIP.

El hecho de obligar a declarar el patrimonio bruto superior a 2 millones hace que tenga un carácter mínimo informativo tanto para el Estado como la Comunidad Autónoma, y puede tener incidencia esa información en otros impuestos cuando se den por ejemplo en sucesiones y donaciones.

Por otra parte y según el 4 LIP se establece una exención  para los bienes y derechos de las personas físicas necesarios para el desarrollo de su actividad empresarial o profesional.  Siguiendo este artículo contiene los requisitos para acogerse el cual supone de gran interés para empresarios individuales y societarios, ya que condiciona la organización en empresas familiares (Ver en LIP el articulo 4.Ocho.dos en sus letras b y c) en lo que respecta al cónyuge, ascendientes y descendientes.

Por tanto, además del interés que pueden tener las administraciones tributarias estatal y autonómica por la información que proporcionan, está el interés por parte de empresas familiares por mantener una estructura societaria y reglas de juego de sus integrantes directivos determinada (e incluso puede ser en lo que se fundamenta en parte los protocolos familiares) si al final este impuesto es suprimido.Estamos ante otra reforma fiscal que vendrá tras modificar los impuestos estatales y la Ley General Tributaria, centrada en la tributación de impuestos cedidos y que será objeto de debate entre Gobiernos Central y Autonómicos para tratar el modelo de financiación territorial y en donde se decidirá suprimir o no el impuesto.

Por último, recientemente ha surgido la figura el economista francés Thomas Piketty el cual propone un impuesto sobre la riqueza que vaya al 1% para patrimonios entre un millón y 5 millones y del 2% cuando se superen los 5 millones. Evidentemente es una propuesta pero también lo fue una propuesta la Tasa Tobín y se plantea ponerlo en práctica.

Cabe preguntarse:
* ¿Van a renunciar las administraciones tributarias estatal y autonómicas a la información que proporciona este impuesto?
* ¿Cambiará la estructura societaria de empresas familiares si desaparece este impuesto definitivamente?
* ¿Se le hará caso a Piketty y cambiará los tipos impositivos los cuales son regulados por el artículos 30 y 31 LIP?
* ¿Desaparecerá el Impuesto de Patrimonio como tributo estatal pero volverá como impuesto comunitario?

El tiempo responderá.

Reciban un saludo
Antonio José Ruiz

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s