¿Debería llevar toda persona física un control de sus datos anuales?

Salvo aquellas personas que realizan una actividad económica, las cuales deben llevar unas obligaciones formales de libros registro, el resto de personas físicas no están obligadas a llevar una contabilidad de sus ingresos y gastos, dado que hay partidas de uso personal.

En un anterior post llamado “Ejemplo de consecuencias no llevar la contabilidad al día” expuse un caso ficticio de un trabajador se le ocurrió ver si el borrador de la renta era correcto. Si no lo hubiera comprobado hubiera pagado de más y encima incluso la contabilidad de la empresa donde trabajó no reflejaba la realidad. En esta situación una persona física que solo recibe rentas del trabajo, no está obligada a llevar un registro e incluso presentar un modelo donde informe a la AEAT de sus rentas del trabajo de forma detallada para que esta forma se cuadre ese modelo (inexistente hoy por hoy) con los datos presentados por las empresas donde ha trabajado por medio del 190, por lo que solo se limitan a que cuadre los borradores con la renta.

Por otra parte incluso alguien que realiza una actividad económica a pesar de solo llevar los libros registros obligatorios y presentar por los modelos correspondientes, tampoco lleva registros de los cobros y pagos, es decir una contabilización de su tesorería y su pertinente contabilización,  que podrían asegurarnos que se está llevando este registro de forma adecuada. Eso sí está la excepción del caso que Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, de la figura de “Emprendedor de Responsabilidad Limitada” en donde si está obligada a llevar una contabilidad.

Hasta aquí he comentado posibles incidencias para chequear bien el IRPF pero también comentar sobre el Impuesto de Patrimonio (de momento aun estará en vigor 2015 de acuerdo con el Proyecto de Ley de Presupuestos 2015) en donde solo lo tienen que presentar los contribuyentes cuando su base imponible resulte superior a 700.000 € y si no dándose la circunstancia anterior, sus bienes y derechos tengan un valor bruto superior a 2.000.000 €. Quienes no superen estos límites no están obligados a presentarlo. Esto implica que cada año se analicen todos los bienes patrimoniales afectos de acuerdo principalmente por la Ley 19/1991  por si superan esos dos límites para proceder a presentar el Impuesto de patrimonio puesto parte de esos bienes tiene que valorarse a 31 de diciembre del ejercicio objeto de presentación.

Con estos casos llevan a pensar que puede ser recomendable llevar un registro de datos del ejercicio para cualquier persona física siempre y cuando tengan una incidencia fiscal tanto en si se lleva una actividad económica, laboral o personal. Esto no es una tarea sencilla ya que hay que analizar cada operación por si tiene incidencia fiscal, cada persona física es un caso y además este registro no debe suponer una incomodidad.

Reciban un saludo

Antonio José Ruiz

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s