Emprender tributando

Muchas personas han montado o querrán montar un proyecto vital individualmente o con el apoyo de amistades o familiares, constituyendo un medio de vida para alcanzar unos objetivos tras un largo sacrificio personal y monetario. Para ello se construyen esquemas como los planes de viabilidad, diseños de modelos de negocio como pueden ser el CANVAS e incluso las campañas de marketing acorde al proyecto. Constituyen todas ellas herramientas o pautas o marco de actuación para que el proyecto tenga el éxito más probable.

Sin embargo, a la hora de constituir un proyecto empresarial ya sea como autónomo o como sociedad puede hacer falta añadir el componente tributario, el cual suele ser mirado a posteriori para cumplir unas obligaciones formales fiscales y contables, pero no estaría de más ver ejemplos que deberían ser tomados a priori que sirvan para enriquecer los planes de viabilidad:

  1. Operaciones vinculadas: tanto si es sociedad como es persona física, las operaciones cuyos intervinientes tiene una vinculación de acuerdo con las descritas en el actual artículo 16.3 del Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades deben ser valoradas según normas del mencionado impuesto. Por ejemplo un padre dispone de un local comercial y para darle un uso, un hijo suyo quiere disponer de él, por lo que pueden poner el precio que estimen oportuno pero deberán realizar los ajustes oportunos para tributar tanto en IRPF o en IS según ambas partes
  2. Modelo de amortización: Salvo que se aplique libertad de amortización, hay una amortización fiscal y otra contable que debe ser tenida en cuenta para presentar el modelo 200 y realizar ajustes oportunos.
  3. Gastos deducibles: podemos encontrarnos que se utilicen prorratas que hacen que no todo sea IVA deducible o una serie de gastos que no puedan ser deducibles por lo que deben ser tenidos en cuenta a la hora de estimar costes que estén condicionados al modelo de negocio
  4. Retribución de socios: en la reforma del IRPF se prevé que un emprendedor que constituya su sociedad no podrá percibir una nómina sino que tiene que darse de alta de autónomos para que estos rendimientos vayan por actividades económicas y por tanto tendrá que emitir factura a su mercantil y además llevar un libro de ingresos y gastos.
  5. Regímenes especiales en IVA, IRPF y Sociedades: en función de lo que pueda darse de alta en los modelos censales, hay distintas obligaciones o ventajas que debe ser tomadas a la hora de montar el negocio.

Pueden que falten más ejemplos pero se pretende mostrar algunos puntos que pueden tener influencia en el día a día del proyecto, los cuales más vale tenerlos en cuenta que ir a “salto de mata” y encontrar una sorpresa con una Inspección de Hacienda o de no disfrutar de algunas ventajas fiscales que podrían brindar la normativa tributaria.

Por último, cabe diseñar mecanismos de control para cumplimentar lo más correctamente las autoliquidaciones y modelos correspondientes, y esto también entraría en la planificación del futuro proyecto empresarial.

Reciban un saludo

Antonio José Ruiz

Anuncios

Un comentario sobre “Emprender tributando

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s